Babis decorados con pegatinas, cintas y botones

En esta primera entrada de 2017, que se ha hecho esperar más de la cuenta, os voy a enseñar un par de babis de mi sobrino Mario que acaban de recibir una nueva vida, y las decoraciones que les hemos puesto para personalizarlos. Espero que os sirva para sacar ideas de decoración para los babis o la ropa de vuestros niños, para hacer estas prendas únicas y alargar su vida al mismo tiempo.

Ante todo es importante recordar que los botones que se descosen pueden convertirse en un riesgo, ya que si se sueltan, los niños se los pueden tragar. Hay que usar las mismas precauciones que con los juguetes, y los fabricantes y la Unión Europea no recomiendan su uso para niños de menos de 3 años.

Haz clic en la foto para ver este producto en la tienda de Botonalia

Los babis de Mario, como los de todos los niños, son prendas que se lavan muchísimo, y tienen muchas vidas. Mario traía uno de los babis con una moto ya pegada, que se estaba empezando a despegar después de varios lavados. Las pegatinas que tenemos en Botonalia, como las que venden en la mercería del barrio, son de buena calidad, bonitos bordados y buen pegamento. Pero simplemente los pegamentos no aguantan eternamente. Antes o después, siempre se terminan cayendo. Por eso es recomendable darles unas puntadas por detrás, o al borde si lo tienen, donde se vea menos.

Así es como empezó todo: me puse a coser en uno de los babis la pegatina por detrás para evitar que se cayera, y terminé añadiendo más cosas a los dos babis 🙂

Haga clic en la imagen para visitar este producto en la tienda de Botonalia

Concretamente, le puse una cinta con decoración infantil en la parte de arriba, una pegatina con un monito comiéndose un plátano en el otro bolsillo y unos botones muy graciosos de dos agujeros que tienen formas de monitos en varias posturas (ver la foto arriba).

En el bolsillo de la moto he dejado una cinta blanca termoadhesiva de las que se usan para poner el nombre, y dos botoncitos que ya venían con el babi, procedentes de una decoración anterior. ¡Lo que se puede reciclar, se recicla! El espacio en blanco se puede utilizar para poner el nombre del niño con marcador de ropa.

En el otro bolsillo, como véis, he colocado el monito comiéndose un plátano, que es una pegatina termoadhesiva normal. A parte de pegarla con la plancha, le he dado unas puntadas por detrás para que no se caiga cuando se vaya desgastando el pegamento con los lavados. Básicamente lo que hago es pasar la aguja por la tela del babi e ir pescando trocitos de la pegatina por detrás, en cada puntada, sin que la aguja llegue a salir nunca por delante. Cuesta un poco, hay que usar un dedal para empujar, pero es por donde menos se ven las puntadas, y se asegura muy bien el motivo.

Haz clic en la imagen para ir a este producto en la tienda de Botonalia

En este caso del monito se podría haber cosido por delante con hilo negro, siguiendo el borde, que es de ese color, y no se habría notado mucho la costura.

En la vuelta del bolsillo, por encima de la pegatina, he colocado tres monitos del paquete “Sew cute monkeys” de Dress-It-Up. Vienen dos modelos diferentes en el paquete, y los he colocado alternados para que tengan más movimiento. Son los monitos que habéis visto en la foto más arriba en esta entrada. Y por último, he puesto las cintas en la parte de arriba. El babi, que, como os decía, ya tiene mucha vida a sus espaldas, llevaba unas cintas blancas termoadhesivas pegadas en esa parte y habían dejado restos, así que me decidí a coser unas cintas bonitas encima. No ha quedado mal, ¿verdad?

Este tipo de cintas no son termoadhesivas. Podéis probar a pegarlas con algún pegamento para telas, pero lo más seguro es coserlas. Yo he hecho lo mismo que con los motivos termoadhesivos, y las he cosido por detrás. En los laterales sí he puesto costuras para que no se deshilache la cinta.

Haz clic en la foto para visitar este producto en la tienda de Botonalia

El segundo babi lleva una aplicación de un autobús escolar con animalitos dentro, que ya viene de fábrica y no se quita. Así que decidí poner algunos animalitos de granja más en el bolsillo. ¡Estos le han llamado mucho la atención a Mario!



La pegatina del bolsillo es una ovejita blanca que tiene pelito de verdad (textura). También en este caso, además de pegarla con la plancha, le he dado puntadas por detrás para que dure más en el babi. ¡De esta manera, la pegatina lo va a tener duro para caerse!

Haz clic en la imagen para visitar este producto en la tienda de Botonalia

Aquí también he añadido los botoncitos de dos agujeros a la vuelta del bolsillo, por encima de la pegatina. En este caso, he seguido con el tema de animales de granja y he puesto dos conejitos y una gallinita en el centro.

Notas finales

En el babi se puede poner lo que uno quiera, siempre teniendo en cuenta las restricciones de edad, ya que los niños de menos de 3 años tienden a meterse los botones en la boca y siempre es un riesgo mayor. Yo he elegido únicamente botones de dos agujeros porque se pegan más a la prenda y son más difíciles de quitar. Los de anilla posterior se quedan más al aire y los niños tienden a querer arrancarlos más (se los pongo a la ropa de las muñecas y mis sobrinas de 5 años se los arrancan), así que los he evitado para los babis.

Si no os atrevéis con botones porque el niño es muy pequeño, siempre podéis usar cintas decorativas o más pegatinas. En Botonalia tenemos una amplia selección de pegatinas para la ropa infantil aquí y también bastantes modelos de cintas con diseños infantiles aquí.

¿Quieres ver más ideas para tunear ropa con pegatinas y botones? Puedes visitar esta entrada anterior sobre decoración de vaqueros.

Haz clic en la imagen para visitar esta entrada anterior del blog

Comentarios cerrados.